LA INDUSTRIA ALIMENTARIA
                 
 
INTRODUCCIÓN

La evolución de los mercados alimentarios y de los hábitos de consumo ha sido y es uno de los factores claves que afectan a la industria agroalimentaria. En pocos años, y debido a la internacionalización de la empresa, la industria alimentaria ha tenido que hacer frente a los cambios sociales y a las especialidades gastronómicas de las distintas regiones y culturas del mundo. Esto ha supuesto, por un lado, una necesaria adecuación de los sistemas productivos y por consiguiente importantes inversiones; pero por otro lado ha supuesto también el acceso a mercados maduros, con nuevos productos.
De lo primero que nos damos cuenta respecto a los cambios en los hábitos de consumo, es del proceso seguido por la industria a la hora de dar más valor añadido a sus productos, incluso a aquellos alimentos o materias primas menos sofisticados. La búsqueda de un mayor  procesamiento y valor añadido no es solamente por aditamento de otros componentes, productos y sustancias, sino también por los envases, los formatos..., incluso se encuentra hasta en las mejoras de las materias primas. Un ejemplo evidente de lo anteriormente dicho son las patatas peladas y cortadas.
Otro aspecto que hay que considerar son los parámetros que rigen actualmente en el mundo de la alimentación. Hay tres conceptos claves que se deben destacar: comodidad, salud y trazabilidad/calidad.

La incorporación de la mujer al mercado de trabajo, el incremento de varones solteros que viven solos, los cambios de hábitos de consumo en la población infantil..., requieren productos más sofisticados, preparados para consumir, con formatos más adecuados a los momentos distintos de consumo y con unos patrones de calidad y salubridad que requieren grandes inversiones por parte de la industria.
La industria alimentaria está haciendo frente a mercados muy dispares que podríamos agrupar en tres categorías:

  • El mercado de consumidores de bajos ingresos y cliente habitual de productos básicos.
  • El mercado del consumidor de ingresos medios con tendencias de consumo hacia productos de más valor añadido e influido por los gustos regionales (productos especiales: infantiles, orgánicos, saludables, “por placer”).
  • Un reducido pero creciente mercado asociado a un consumidor que exige productos de más valor añadido (productos especiales: infantiles, orgánicos, saludables, “por placer”).

Un mercado donde los valores como el comer sano, lo dietético..., cobran cada vez mayor importancia.
Por último, otro factor muy importante para la industria es el establecimiento del imprescindible control de la cadena alimentaria. Una palabra que marcará en el futuro del sector es TRAZABILIDAD. La industria debe controlar toda la cadena, desde sus orígenes (calidades y procedencias de las materias primas y componentes) hasta el consumidor final.

Europa desempeña un papel fundamental en el marco en el que se desarrolla la industria agroalimentaria. En 2000, la producción de la industria agroalimentaria de la Unión Europea ocupaba el primer puesto, incluso por encima de Estados Unidos.
En la Unión Europea (UE), el sector de la industria de alimentación y bebidas está liderado por la producción de Francia, Alemania y Reino Unido; Italia y España ocupan el cuarto y quinto lugar respectivamente.

PRODUCCIÓN en 2000 (millones de euros)

datos

Fuente: Agricultura & Agri-Food Canada, Australia Food, and Grocery Council.
Eurostat, CIAA/UNEP informe 2001 y federaciones.

Las empresas de alimentación y bebidas tienen un peso importante en el contexto de la industria española. La actividad industrial del sector agroalimentario asume una parte importante de la producción nacional, ocupa el primer puesto de la industria manufacturera española y además, consume el 70 % de la producción agrícola.

REPARTO DE LA PRODUCCIÓN DEL TOTAL DE LA INDUSTRIA EN ESPAÑA, EN 2003 (en %)

IIAA
Fuente: FIAB.

Dentro de esta industria, los sectores con mayor peso en la agrupación son la industria cárnica y la de elaboración de bebidas alcohólicas. Ambos sectores son también los preponderantes en la Unión Europea.

COMPOSICIÓN DE LA OFERTA DE LA INDUSTRIA ALIMENTARIA EN 2004
IIAA
Fuente: FIAB.

Hasta ahora no se había abordado el aspecto cualitativo de los hábitos de consumo y compra, es decir, el dónde, el cómo, quién, el cuándo, el porqué, etc.

Todo ello está provocado por los cambios que se están dando en nuestra sociedad, la composición de la población, desde el punto de vista de edad, sexo, nacionalidad, etc., su ocupación, su escala de valores, la estructura de los hogares, el grado de formación e información, etc. Todo ello va a repercutir directamente sobre lo que se consume y cómo se consume.
En la siguiente tabla se muestran los principales productos que componen la cesta de la compra de los españoles. Todas estas cifras se refieren al consumo realizado en los hogares, hostelería y restauración, e instituciones.

CONSUMO ESPAÑOL DE LOS DIFERENTES PRODUCTOS EN 2005 (kilogramos/litros/unidades).
PRODUCTOS
Fuente: FIAB.

El gasto en alimentación durante el año 2004 en España fue de 74.752 millones de euros (12,44 billones de ptas.), lo que representa un 7,7 % de incremento con respecto al año anterior en moneda corriente y un 4 % en valor monetario constante de 2003.

 

 

 

Realizado por: Laura García Roche y Verónica Olmo Enjuto.
laura.garcia.r@gmail.com · veronica.olm@gmail.com